Mundomar

10 cosas que no sabías sobre los delfines

Publicado en
Noticias

Quién no se ha maravillado viendo a estas espectaculares criaturas mientras nadan y juegan en el agua. Estos animales tan simpáticos se caracterizan por tener una inteligencia muy superior al resto de animales, pudiendo interactuar perfectamente con los humanos. Pero también guardan otros rasgos que muy probablemente no conozcas. ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

 

  1. Saltadores de campeonato

Con su fuerte musculatura y su potente cola, son capaces de propulsarse en el agua, llegando a realizar saltos de una distancia de hasta 20 pies. También les encanta jugar y realizar acrobacias y giros en el aire para reflejar su alegría, normalmente después de comer.

Seguramente les hayas visto saltando mientras nadan, a lo que comúnmente hemos llamado “cabalgando las olas”. Esto es debido a que, al ser mamíferos, necesitan salir a respirar cada pocos minutos y tomar un poco de aire a través de su orificio respiratorio localizado en la parte posterior de la cabeza.

 

  1. Sistema de ecolocalización

Aunque parezca algo lógico, lo cierto es que muchas personas desconocen que los delfines posean esta peculiar habilidad.

Mediante un sistema de sonar, los delfines son capaces de emitir sonidos muy determinados que utilizan para orientarse mejor e incluso para detectar a presas o posibles depredadores.

 

  1. Respiración voluntaria

Al contrario que los demás mamíferos cuya respiración es un acto reflejo (es decir, que somos capaces de respirar sin tener que pensar en si lo estamos haciendo o no), para los delfines el hecho de respirar consiste en un acto voluntario. Sólo respiran si su cerebro está consciente y desean hacerlo.

 

  1. Su cerebro duerme por turnos

Así es, los delfines son capaces de dormir “despiertos”. Su cerebro descansa por turnos, alternando entre el hemisferio derecho y el izquierdo. De esta manera, aunque estén descansando, su cerebro permanece consciente para estar alerta a cualquier tipo de amenaza, así como para poder respirar mientras duerme (recuerda que, como hemos dicho antes, su respiración es un acto voluntario).

 

  1. Grandes familias

Los delfines son animales con vínculos sociales especialmente fuertes, por ello, suelen viajar casi la gran mayoría en grupos familiares de entre unos 2-30 miembros. Se ha llegado a encontrar grupos de  más de 100 miembros entre los que había diferentes especies de delfines que cooperaban a la perfección al no rivalizar con el tipo de alimento.  

Se les atribuyen las características de empáticos y altruistas, lo cual sólo es posible gracias  a su desarrollado sentido social, lo cual los hace perfectos para convivir en grandes comunidades.

 

  1. Relaciones sexuales

Junto al ser humano, los delfines son los únicos animales capaces de mantener relaciones sexuales más allá del puro instinto reproductivo. Esto quiere decir que en muchas ocasiones, podemos encontrarlos apareándose por el simple placer del momento.

 

  1. También tienen un lado oscuro

Aunque es poco común conocer su lado violento debido a que la gran mayoría de ellos resultan ser animales entrañables y muy sociables, sí que se han dado casos en los que se ha encontrado a delfines atacando a otros animales hasta su muerte por diversión, o cometiendo infanticidio o violación a otras hembras de la especie.

Sin embargo, estas conductas son muy poco habituales entre los delfines y es muy raro encontrarte con un caso similar.

 

  1. Nacimiento un tanto peculiar

Al contrario del resto de mamíferos que llegan al mundo de cabeza, el nacimiento del delfín empieza por la cola, tras lo que irá sacando el resto del cuerpo.

El período de embarazo suele durar unos 10-12 meses, dependiendo de la especie, y cuando las hembras están listas para dar a luz, otra hembra les asiste haciendo de comadrona (algo que sólo podemos observar también en la conducta humana) mientras el resto del grupo forma un círculo a su alrededor para evitar que los depredadores acudan a aprovechar la ocasión.

Tras el parto, normalmente es la propia madre la que ayuda al bebé delfín a llegar hasta la superficie para que dé la primera “bocanada” de aire.

 

  1. Tienen nombres propios

Y no, no son los nombres que los entrenadores les ponen. Se ha llegado a investigar sobre el tema, y se ha observado que cada delfín emite un sonido específico para llamar a otro, siendo siempre el mismo. Por lo que, podríamos llegar a pensar que se han bautizado entre ellos con nombres propios para conseguir diferenciarse.

 

  1. Comen menos en verano

No es que los delfines hagan la operación bikini cuando se acerca el calorcito, sino que que en invierno necesitan ingerir mayor cantidad de alimento para poder hacer frente a las frías temperaturas del agua.

Escribe un comentario

2 comentarios

Me encanto este artículo, soy una admiradora de los delfines, me gustaría utilizarlo para dar a conocer a mis nietos y sobrinos todo sobre estos hermosos mamíferos, gracias por compartirlo

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Marketing digital Alicante